Skip to content

CONSTRUIMOS EL JARDÍN SANADOR DEL COLEGIO SANTA LUCÍA

No fue una tarea sencilla. La pandemia pareció congelar el tiempo, detuvo las opciones de financiamiento y todo se puso cuesta arriba.

Con perseverancia (y una buena cuota de obsesión) logramos finalizar la construcción del primer Jardín Sanador para el colegio Santa Lucía, que beneficiará 110 estudiantes con ceguera total o parcial. Los niños y jóvenes viven en un entorno de alta vulnerabilidad, por tanto, su lugar de clases es también el espacio de contención y alivio.

Orígenes del Jardín Sanador

El lugar cuenta con un espacio al aire libre para jugar, aprender y tener consciencia del poder transformador que significa conectar con la naturaleza.

Se creó y pensó en la Fundación Inspira en el 2019 como un espacio al estilo sala de clases. En su diseño participó la paisajista Magdalena Pérez de Arce. En ese momento, no pudimos terminar el proyecto inicial por falta de recursos. 

Agradecimientos 

Terminar el jardín fue, como siempre, un trabajo colaborativo. Esta vez junto a un equipo humano extraordinario que trabaja con el corazón: Daniela Casanello, paisajista, Ecoplan y Claudia Cansino, de la constructora San José. Una “ejecutora de sueños” (así la nombró la Daniela). ”Yo diseño, y tú lo haces realidad”, fueron sus palabras.

Este proyecto comenzó gracias al voluntariado corporativo el 2019 junto a DirecTV. Visitamos el lugar junto a Pamela Guajardo y no huno dudas al interior del equipo que sería un desafío inmenso. El compromiso social del proyecto hacia la comunidad, fue algo que nos removió por completo.

Pudimos avanzar mediante el apoyo de la empresa privada quienes se la jugaron por concretar esta iniciativa. Destacamos a UPS Chile, un aliado de Fundación Inspira. Un pilar importante. Fueron las gestiones de Lorena Santibañez que permitieron obtener los recursos necesarios.

Cada peso fue utilizado pensado en cada uno de los potenciales “habitantes” de este mágico lugar. Podemos decir con orgullo que crecimos en este proyecto. Sin todos ellos, imposible haber llegado a concluir este gran sueño.

Hoy, en 2021, aún en contexto de pandemia, cobra más sentido que nunca, poder contar con un Jardín Sanador para el desarrollo y contención para una comunidad escolar completa. 

Infinitas gracias a la confianza depositada del colegio hacia nosotros. Ahora queda crear un voluntariado corporativo junto a la comunidad para mantener y hacer cada día más propio el que es, a contar de hoy, su propio Jardín Sanador. ¿Qué mejor para iniciar este 2021?

¿PARA QUÉ COMPOSTAR RESIDUOS ORGÁNICOS?

¿Cuáles son los residuos orgánicos ? Todo eso que te echas a la boca, menos el chicle, porque es plástico. Son la mitad de la basura que generamos en la casa. Son los que generan el mal olor cuando no los tratamos correctamente. Son los únicos residuos que le pueden hacer bien al planeta al gestionarlos correctamente. (El resto, sólo haces menos daño al planeta el reciclarlos.) Son los únicos que puedes valorizar por tu propia cuenta, en tu casa o departamento. 

¿Porqué es importante reciclar los residuos orgánicos, si en el basurero y en el vertedero se descomponen de todas formas? Porque los residuos orgánicos generan gas metano cuando se descomponen en condiciones anaeróbicas (sin aire) que es lo que pasa en el vertedero. Este gas es 25!!!! veces más potente que el C02 para generar efecto invernadero. Para que eso no ocurra, necesitan principalmente aire (oxígeno) y otros elementos que dan origen a distintas formas de convertir los residuos orgánicos en abono para la tierra. 

Las formas más simples y caseras de reciclar los residuos orgánicos, son el COMPOSTAJE (compostum=mezclar o juntar cosas en latín) y el VERMICOMPOSTAJE (vermis= gusano en latín). El primero actúa por el calor que generan los residuos orgánicos cuando están acumulados en cantidades grandes (pilas) y los microorganismos que trabajan a altas temperaturas. El segundo actúa por lombrices y otros microorganismos y bichos que actúan en temperatura ambiente. 

Existen otros múltiples formas de utilizar los residuos orgánicos. Se puede generar biocombustible para generar energía. Existen máquinas que pueden deshidratar los residuos en poco tiempo, pero se necesita harta electricidad para hacerlo. Se les puede dar a las gallinas que comen prácticamente todo residuo orgánico. 

¿Si lo quisiera hacer en mi casa o departamento, cuál me conviene? 

Dado que para COMPOSTAR se necesita mucho volumen de residuos, el VERMI ( con lombrices) COMPOSTAR es más factible.

¿Qué se necesita para COMPOSTAR en la casa? 

1. Una compostera: hay de madera y de plástico. Nosotros preferimos los materiales naturales por sobre los artificiales, porque tenemos que pensar en el momento en que termine la vida útil de lo que compramos. En ese momento, cualquier cosa de plástico será más difícil y quizás imposible de reciclar. Hay de distintos tamaños. Las más chicas caben en la terraza de un departamento sin problema. 

2. Lombrices: se pueden comprar grupos de lombrices para iniciar el compostaje, las que luego se multiplicarán. Las lombrices pueden comer hasta la mitad de su peso en un día. 

3. Un lugar fresco y sombrío: a las lombrices no les gusta la luz, así que hay que ubicar la compostera en un lugar oscuro. 

4. Saber qué alimentos no les gusta a las lombrices: cítricos, cebolla, restos animales (carnes, lácteos), restos de comida preparada (ensalada aliñada, masas, cualquier plato preparado) 

5. Mantener húmeda la compostera 

6. No asustarse si aparecen bichitos y hongos: son necesarios para la transformación de los residuos orgánicos en compost. 

¿Y qué hago con los residuos que no puedo echar a la compostera? 

Existen un servicio de retiro de residuos orgánicos a domicilio que acepta residuos que no pueden vermicompostarse en la casa: www.EligeVerde.net. Ellos llevan los residuos a una planta de compostaje industrial, que por sus altos volúmenes de residuos orgánicos pueden recibir todos nuestros residuos orgánicos. Incluso las conchas de mariscos. 

¿Cuánto tiempo tengo que esperar para tener abono? El proceso es lento. Hay que tener paciencia. Se puede demorar entre 3 a 6 meses en transformar los residuos orgánicos. Una forma de acelerar este proceso es cortar los residuos en trozos pequeños antes de echarlos a la compostera. 

¿Y los residuos del jardín?  Eso es para la siguiente nota.

Marian Schmid de www.eligeverde.net