Visita a Horatio’s Garden

Soy fotógrafo, Inglés y vivo desde el 2001 en Chile. El 2018 visitando a mis padres conocí Horatio’s Garden, ellos son socios y viven a 30 minutos de Salisbury, donde se hizo el primer jardín de esta organización benéfica del Reino Unido que crea y nutre jardines en los centros de lesiones espinales del NHS. En ese entonces yo ya estaba trabajando con Fundación Inspira en Chile, entonces cuando mis papás me hablaron de ese jardín sentí que era importante hablar con ellos y les presenté el libro que habíamos lanzado ese mismo año con la experiencia de los jardines en el Hospital del Salvador: “mira esto es lo que estamos haciendo en Chile, y me encantaría que ustedes me cuenten un poco de lo que están haciendo acá”… en ese entonces tenían un jardín, y ahora tienen siete jardines.


Es impresionante el como nació…resulta que su nombre se debe a un escolar “Horatio’s” que trabajaba ahí como voluntario. El tenía interés en hacer un jardín, quería crear un espacio para darle a los pacientes acceso a la naturaleza y ayudarlos en su recuperación, estamos hablando de gente parapléjica, con daños en la columna, muchos imposibilitados de moverse. Pero su objetivo no era recuperar una columna rota, sino apoyarlos en recuperar el ánimo y sanar la mente en el fondo. Horatio’s murió trágicamente en un viaje a Alaska, donde su campamento fue atacado por un oso. El nunca pudo realizar su sueño, pero la familia, padres, amigos se organizaron y lo hicieron por él. Es maravilloso desde algún sentido, como algo trágico puede llegar a algo tan lindo. Muchas veces las ideas que tenemos no llegan a nada, pero como en este caso pueden llegar a ser cosas increíbles. Entonces…hay que soñar, y escuchar y todo eso…


El jardinero jefe de ese entonces, Steven me mostró el jardín y explicó la importancia de que los pacientes tengan un espacio donde ellos puedan vivir una experiencia, terapia de jardines, pintura, en fin…también me mostró las particularidades del diseño. El South West Garden por ejemplo es una columna (que marca la estructura del jardín), pero está rota en el medio por donde pasa el camino, donde va la gente…el camino es grande y ancho porque ellos no solo dejan pasar a los pacientes en silla de ruedas o caminando, también los sacan a pasear o tener actividad en sus camas.


Claramente tienen recursos, el diseñador que hizo este primer jardín ya había ganado varios premios en el Chelsea Flower Show, uno de los eventos más relevantes de plantas y flores en Reino Unido y quizá en el mundo. El había tenido un amigo ahí así que comprendía bien el impacto que tendría este proyecto comunitario en la vida de mucha gente.


Me pasó que al firmar el libro de visitas un voluntario que comentó que recién había pasado una chilena y efectivamente en el libro estaba su nombre, Cristina Schutz, ella había puesto un comentario como “ojala existiera esto en Chile”, entonces cuando volví a Chile decidí buscarla y contarle de Fundación Inspira e invitándola a ser parte. Esta coincidencia nos permitió conocer a una persona increíble, experta en plantas, que a su vez pudo conocer a Inspira… es interesante como suceden las cosas de la nada.


Creo además que conocer este jardín nos permitió entender que no estamos solos, sino que hay mucha gente en el mundo desarrollando el concepto de jardines sanadores, buscando de manera masiva los beneficios de la naturaleza.
Mientras estuve visitando me tocó ver que no sólo los pacientes utilizaban el espacio, incluso algunos ya en franca recuperación o dados de alta, volvían a ese espacio por lo que había significado para ellos y porque les permitía estar mejor.


En Chile aún tenemos un enorme desafío, por un lado convencer a las autoridades sobre la importancia de estos espacios para lograr más apoyo en su creación y por otro él no olvidar los detalles en la implementación…es decir un camino de dos metros de ancho acondicionado para que pueda pasar una camilla con un paciente paralizado por ejemplo es una lección importante en diseño y también de forma de uso…es decir los médicos y el personal de salud debe estar dispuesto a ocupar estos espacios como fuente de recuperación, tenemos que lograr que dejen salir a los enfermos.

 

Cuando volví traje muchas ideas también sobre las experiencias en los jardines, por ejemplo, en Salisbury tienen hasta un invernadero donde venden plantas, los enfermos trabajan en el jardín, etc., etc. Horatio’s Garden nos aportó inspiración, por eso es importante ver que hacen otros lugares también, en Francia, Italia, Asia e incluso en Latinoamérica.


También me di cuenta que no estamos hablando solo de plantas y un lindo espacio, estamos hablando de la interacción en el espacio, con colores, texturas, olores, de las experiencias, me di cuenta que hemos perdido el concepto de hospital, no se trata de un edificio con pabellones, máquinas y camillas, es la idea de entregar hospitalidad para la recuperación y ese es un concepto mucho más humano que de una forma u otra se ha ido perdiendo con el tiempo. Antes si creaban los hospitales con parques y tremendos espacios verdes.


Visitar Horatio’s Garden me permitió entender más claramente el concepto de un jardín sanador, el impacto que puede tener en la comunidad que lo habita, la amplitud de las posibilidades existentes dentro de un jardín sanador y eso reforzó el que mi trabajo de registrar se enfoque en las personas y la interacción dentro de los jardines…los jardines sanadores no son solo plantas….

NICK CHARLESWORTH

A PUNTA DE ESFUERZO Y EMPUJE CONSTRUIMOS EL JARDÍN SANADOR DEL COLEGIO SANTA LUCÍA

No fue una tarea sencilla. La pandemia pareció congelar el tiempo, detuvo las opciones de financiamiento y todo se puso cuesta arriba.

Con perseverancia (y una buena cuota de obsesión) logramos finalizar la construcción del primer Jardín Sanador para el colegio Santa Lucía, que beneficiará 110 estudiantes con ceguera total o parcial. Los niños y jóvenes viven en un entorno de alta vulnerabilidad, por tanto, su lugar de clases es también el espacio de contención y alivio.

Orígenes del Jardín Sanador

El lugar cuenta con un espacio al aire libre para jugar, aprender y tener consciencia del poder transformador que significa conectar con la naturaleza.

Se creó y pensó en la Fundación Inspira en el 2019 como un espacio al estilo sala de clases. En su diseño participó la paisajista Magdalena Pérez de Arce. En ese momento, no pudimos terminar el proyecto inicial por falta de recursos. 

Agradecimientos 

Terminar el jardín fue, como siempre, un trabajo colaborativo. Esta vez junto a un equipo humano extraordinario que trabaja con el corazón: Daniela Casanello, paisajista, Ecoplan y Claudia Cansino, de la constructora San José. Una “ejecutora de sueños” (así la nombró la Daniela). ”Yo diseño, y tú lo haces realidad”, fueron sus palabras.

Este proyecto comenzó gracias al voluntariado corporativo el 2019 junto a DirecTV. Visitamos el lugar junto a Pamela Guajardo y no huno dudas al interior del equipo que sería un desafío inmenso. El compromiso social del proyecto hacia la comunidad, fue algo que nos removió por completo.

Pudimos avanzar mediante el apoyo de la empresa privada quienes se la jugaron por concretar esta iniciativa. Destacamos a UPS Chile, un aliado de Fundación Inspira. Un pilar importante. Fueron las gestiones de Lorena Santibañez que permitieron obtener los recursos necesarios.

Cada peso fue utilizado pensado en cada uno de los potenciales “habitantes” de este mágico lugar. Podemos decir con orgullo que crecimos en este proyecto. Sin todos ellos, imposible haber llegado a concluir este gran sueño.

Hoy, en 2021, aún en contexto de pandemia, cobra más sentido que nunca, poder contar con un Jardín Sanador para el desarrollo y contención para una comunidad escolar completa. 

Infinitas gracias a la confianza depositada del colegio hacia nosotros. Ahora queda crear un voluntariado corporativo junto a la comunidad para mantener y hacer cada día más propio el que es, a contar de hoy, su propio Jardín Sanador. ¿Qué mejor para iniciar este 2021?

¿PARA QUÉ COMPOSTAR SI EN LA BASURA SE DESCOMPONEN LOS RESIDUOS ORGÁNICOS?

¿Cuáles son los residuos orgánicos ? Todo eso que te echas a la boca, menos el chicle, porque es plástico. Son la mitad de la basura que generamos en la casa. Son los que generan el mal olor cuando no los tratamos correctamente. Son los únicos residuos que le pueden hacer bien al planeta al gestionarlos correctamente. (El resto, sólo haces menos daño al planeta el reciclarlos.) Son los únicos que puedes valorizar por tu propia cuenta, en tu casa o departamento. 

¿Porqué es importante reciclar los residuos orgánicos, si en el basurero y en el vertedero se descomponen de todas formas? Porque los residuos orgánicos generan gas metano cuando se descomponen en condiciones anaeróbicas (sin aire) que es lo que pasa en el vertedero. Este gas es 25!!!! veces más potente que el C02 para generar efecto invernadero. Para que eso no ocurra, necesitan principalmente aire (oxígeno) y otros elementos que dan origen a distintas formas de convertir los residuos orgánicos en abono para la tierra. 

Las formas más simples y caseras de reciclar los residuos orgánicos, son el COMPOSTAJE (compostum=mezclar o juntar cosas en latín) y el VERMICOMPOSTAJE (vermis= gusano en latín). El primero actúa por el calor que generan los residuos orgánicos cuando están acumulados en cantidades grandes (pilas) y los microorganismos que trabajan a altas temperaturas. El segundo actúa por lombrices y otros microorganismos y bichos que actúan en temperatura ambiente. 

Existen otros múltiples formas de utilizar los residuos orgánicos. Se puede generar biocombustible para generar energía. Existen máquinas que pueden deshidratar los residuos en poco tiempo, pero se necesita harta electricidad para hacerlo. Se les puede dar a las gallinas que comen prácticamente todo residuo orgánico. 

¿Si lo quisiera hacer en mi casa o departamento, cuál me conviene? 

Dado que para COMPOSTAR se necesita mucho volumen de residuos, el VERMI ( con lombrices) COMPOSTAR es más factible.

¿Qué se necesita para COMPOSTAR en la casa? 

1. Una compostera: hay de madera y de plástico. Nosotros preferimos los materiales naturales por sobre los artificiales, porque tenemos que pensar en el momento en que termine la vida útil de lo que compramos. En ese momento, cualquier cosa de plástico será más difícil y quizás imposible de reciclar. Hay de distintos tamaños. Las más chicas caben en la terraza de un departamento sin problema. 

2. Lombrices: se pueden comprar grupos de lombrices para iniciar el compostaje, las que luego se multiplicarán. Las lombrices pueden comer hasta la mitad de su peso en un día. 

3. Un lugar fresco y sombrío: a las lombrices no les gusta la luz, así que hay que ubicar la compostera en un lugar oscuro. 

4. Saber qué alimentos no les gusta a las lombrices: cítricos, cebolla, restos animales (carnes, lácteos), restos de comida preparada (ensalada aliñada, masas, cualquier plato preparado) 

5. Mantener húmeda la compostera 

6. No asustarse si aparecen bichitos y hongos: son necesarios para la transformación de los residuos orgánicos en compost. 

¿Y qué hago con los residuos que no puedo echar a la compostera? 

Existen un servicio de retiro de residuos orgánicos a domicilio que acepta residuos que no pueden vermicompostarse en la casa: www.EligeVerde.net. Ellos llevan los residuos a una planta de compostaje industrial, que por sus altos volúmenes de residuos orgánicos pueden recibir todos nuestros residuos orgánicos. Incluso las conchas de mariscos. 

¿Cuánto tiempo tengo que esperar para tener abono? El proceso es lento. Hay que tener paciencia. Se puede demorar entre 3 a 6 meses en transformar los residuos orgánicos. Una forma de acelerar este proceso es cortar los residuos en trozos pequeños antes de echarlos a la compostera. 

¿Y los residuos del jardín?  Eso es para la siguiente nota.

Marian Schmid de www.eligeverde.net

BIENVENIDA VIVIANA FROLA, NUEVA DIRECTORA EJECUTIVA

Un nuevo ciclo comienza en nuestra Fundación. A contar de noviembre asume la dirección ejecutiva, Viviana Frola, destaca profesional con más de 25 años de experiencia en cargos gerenciales.

“Entrego mi cargo confiada y contenta. Viviana es una persona íntegra; el directorio en pleno, y de forma unánime, apoyó y valoró su energía, profesionalismo, amor por la naturaleza y sensibilidad por las necesidades en temas de salud y medio ambiente”, comentó Verónica Novoa, cofundadora de Fundación Inspira, quien deja la dirección ejecutiva.

Agregó que “la experiencia de Viviana Frola en empresas del mundo privado, permitirá desplegar habilidades que necesitamos en este período de máxima exigencia y reflexión, tanto a nivel país como planetario. Queda demasiado aún por hacer. Hoy, como nunca, cobran sentido los Jardines Sanadores al interior de los Hospitales, los que han demostrado en plena pandemia ser un espacio de vital contención para funcionarios. Enfrentamos confiados, junto a una comunidad colaborativa, que podemos ´contagiarnos´ de energía para humanizar la salud en Chile”.

Tenemos seis proyectos maravillosos, de los cuales dos este año serán una realidad gracias a un trabajo sin parar. Viviana Frola liderará nuestra fundación en un momento clave. Muy contentos con su llegada, ¡BIENVENIDA!

SALUD MÁS HUMANIZADA PARA POSTA CENTRAL

Descansar, almorzar, compartir, leer, estar al sol a la sombra, conectados con la naturaleza para nutrirse de ella y entrar a trabajar con mejor ánimo. Esas son algunas de las ventajas que podrán experimentar los funcionarios de la Posta Central quienes contarán con su primer #JardinSanador.

Luis Osvaldo Carrasco Ruíz, director del recinto hospitalario, junto a su equipo, conocieron en detalle la propuesta de Fundación Inspira que fue encargada a Laife, empresa de paisajismo.

Lo que antes era un lugar sin utilizar, hoy se convertirá en un #JardinSanador de 600 metros cuadrados de áreas verdes de uso público, ideal para aliviar el estrés de los equipos médicos.

 

“Para nosotros es valioso dar este paso, porque sumamos a un nuevo recinto hospitalario a nuestra red de #JardinesSanadores, y porque es una forma de agradecer el tremendo y sobresaliente esfuerzo que han realizado los equipos de salud en medio de esta pandemia. El trabajo de ellos cuenta con el reconocimiento internacional respecto a las medidas sanitarias por COVID -19 dado los resultados sorprendentes cuidando a la población. Esta es una esperanzadora noticia en favor de una salud más humanizada”, explicó Verónica Novoa, directora ejecutiva de Fundación Inspira.

Si quieres conocer el detalle del proyecto, haz click AQUI

 

GRACIAS POR VUESTRO APOYO

Queridos/as Amigo/as de Fundación Inspira:

A fines de agosto solicitamos a ustedes sumar votos a la postulación de Verónica Novoa, directora ejecutiva de Fundación Inspira, como una de las 100 MUJERES LÍDERES de este año 2020 en la categoría salud.

La idea surgió desde el personal del Hospital del Salvador, gracias al apoyo brindado al equipo médico en medio de la pandemia por Covid-19 y como resultado de las confianzas adquiridas luego de ocho años de trabajo conjunto.

Los resultados fueron publicados en los últimos días. Los organizadores del concurso cuentan un jurado que seleccionó a las cien mujeres líderes, pero no fuimos parte de las finalistas.

Lejos de estar tristes, la noticia nos alegra, porque pudimos ser testigos del inmenso apoyo demostrado por contribuir a la votación. Toda una red de contactos se movilizó de manera espontánea y, sin dejar espacio a dudas, cada uno fue proponiendo el nombre de Verónica.

El espíritu de Fundación Inspira vive en cada uno de ustedes. Así quedó demostrado.

Continuemos juntos apoyando nuestra labor, la de generar más y mejores jardines sanadores en los hospitales. Solo así podremos dejar una positiva huella en la sociedad.

Un abrazo fraterno.

Equipo Fundación Inspira

VALIOSA AYUDA PARA EL PROCESO DE RECUPERACIÓN DE PACIENTES

En medio de toda la vorágine, el dolor, la angustia y el estrés que experimentaron los hospitales a raíz de los efectos del Covid-19, estuvo siempre presente en nuestra Fundación el espíritu de “cuidar a los que nos cuidan”.

Se activaron varias redes de apoyo y colaboración. Entre ellas, la mano solidaria de amigos de Inspira que permitió donar sillones y sofás camas al Hospital del Salvador (HDS).

Si bien no se trata de equipos médicos, este mobiliario contribuye directamente al proceso de recuperación de, potencialmente, todos los pacientes que ingresan a UCI y UTI. “Las personas pasan de estar sedadas y acostadas durante días a despertar y volver a movilizarse, los cinco sillones donados les permiten a ellos pasar un rato sentados y cómodos, su uso ha sido un hito en el antes y el después en la recuperación”, comenta el Dr. Manuel Ramírez, subdirector del HDS.

“Estamos muy felices y contentos, porque hemos podido contribuir en una etapa significa que es ayudar a levantar, literalmente, al paciente. Agradecemos la valiosa cooperación de nuestra red de apoyo que siempre ha respondido cuando hemos requerido de su ayuda. Este invierno no pudimos crear nuevos Jardines Sanadores, pero sembramos y cultivamos la solidaridad en los hospitales”, señala Verónica Novoa, directora ejecutiva de Fundación Inspira.

La primavera asoma con renovados colores. Pronto comunicaremos nuevas noticias.

Directora Ejecutiva nominada dentro de las 100 Mujeres Líderes año 2020

La idea nace en el Hospital del Salvador quienes postularon a Verónica Novoa, directora ejecutiva de Fundación Inspira, como una de las 100 MUJERES LIDERES de este año 2020.
Creemos que es una bonita experiencia, de gran responsabilidad y una tremenda oportunidad de dar visibilidad a la fundación.
Necesitamos que por favor:
-Ingresen a https://www.me.cl/premios/100-mujeres-lideres (link en nuestra biografía ⬆️)
-Luego completar el formulario con los siguientes datos: Verónica / Novoa / vnovoa@fundacioninspira.cl / Directora Ejecutiva / Fundación Inspira.
-Elegir dentro de la página la categoría “Salud”
-Al final, indicar el aporte de Verónica basado en el trabajo que la fundación realiza en favor de la sociedad.
Muchas gracias.
Un abrazo.
Equipo Fundación Inspira

DESAFÍOS POST-CUARENTENA: ¿A QUÉ NORMALIDAD QUEREMOS VOLVER?

Generar alianzas basadas en la
confianza, siempre trae beneficios. Por tal motivo, no dudamos cuando, junto
con la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Católica Silva Henríquez
(UCSH), decidimos realizar un webinar gratuito denominado “¿A qué normalidad
queremos volver?”.
Valoramos los testimonios de los expositores, el
Dr. Manuel Ramírez, jefe de la Unidad UCI del Hospital del Salvador y de Carol
Cortez, trabajadora social del área Hospitalización Domiciliaria de Pacientes
Covid19, también del Hospital del Salvador.

Sus relatos, basados en sus
experiencias, nos conmueven y nos sitúa desde una mejor perspectiva para
analizar el rol que nos compete a cada uno dentro de la sociedad, más aún en
los desafíos tras el periodo de cuarentena.
Agradecemos a los cerca de 150 asistentes que
participaron en el webinar y a quienes estuvieron en la organización, cuidando
cada detalle técnico y coordinando el desarrollo de la actividad. Nos referimos
Ruth Lizana, directora de la carrera Trabajo Social UCSH,  a Daniel
Hormazabal, soporte técnico UCSH y a los principales actores: los practicantes
de Trabajo Social que están con nosotros en la Fundación, Natalia González y
Jorge Rojas.

EL IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LAS ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL

Opinión redactada por: Sharoni Rosenberg, Hans Rosenkranz y Francisca Egaña, publicada en Diario El Mostrador

La crisis del coronavirus ha visibilizado el aporte de las organizaciones de la sociedad civil a las emergencias del país, lo que se manifiesta en sus múltiples respuestas al COVID-19 y a la recuperación postcrisis. Y aunque el reconocimiento históricamente ha estado más en los discursos, el domingo recién pasado fuimos testigos de la incorporación de las organizaciones en el “El Marco de Entendimiento para un Plan de Emergencia por la Protección y Reactivación” firmado por el Gobierno y tres partidos políticos de oposición.

Esta señal es potente y necesaria, pues como ha sido develado en el estudio que hemos realizado entre la Fundación PwC Chile, Fundación Lealtad Chile y la Comunidad de Organizaciones Solidarias, el impacto económico para las organizaciones de la sociedad civil es profundo, tanto así que a la fecha el 86,5% de las entidades se ha visto afectada por una disminución en sus ingresos respecto a lo proyectado, y el 63,5% admite que no cuenta con el flujo de caja suficiente para satisfacer las necesidades de este año.

Esta realidad es aún más compleja, cuando se mira que la mayoría de los fondos por emergencia han estado destinados a nuevos proyectos y no a sostener a los equipos de trabajo que posibilitan el desarrollo de las entidades, el cumplimiento de los propósitos, y donde las las intervenciones tengan un estándar de calidad, con transparencia y evaluaciones de resultado. De no revertirse esta situación, la efectividad y eficiencia característica de las organizaciones de la sociedad civil se pondrá en riesgo.

De hecho en el pasado mes de mayo, el 40% consideraba que tendría que reducir el equipo de trabajo, los sueldos y/o jornadas laborales, y el 15% creía posible tener que cerrar su organización. En este sentido, la necesidad de crear un fondo de fortalecimiento y rescate es crítico, no podemos destejer el tejido social creado por nuestra sociedad civil.


El bienestar social del país está y estará en alta presión por al menos dos años y, por primera vez en décadas, con índices de pobreza en aumento. Ante esto, algunas respuestas implementadas podrán ser efectivas, pero este escenario es tan nuevo, dinámico e impredecible que requiere respuestas innovadoras, nuevas competencias y modos de vincularnos y construir nuestra sociedad.


Respecto a las organizaciones de la sociedad civil (OSC), el estudio es claro en este desafío. Entanto, el 60% considera que tendrá que reinventar su organización, el 53% está de acuerdo o muy de acuerdo en que le faltan herramientas tecnológicas para prestar sus servicios a distancia, y el 35% considera que requerirá apoyo para digitalizar sus intervenciones. Estos temas son importantes para el sector, pero lo trasciende, por lo que es clave poner el foco en salir fortalecidos de esta crisis, trabajando colaborativamente, posibilitando que los distintos sectores nos adaptemos y complementemos nuestras capacidades y talentos.


Esta nueva etapa recién comienza, y aunque el futuro se vea incierto, la mayoría de las organizaciones no ha interrumpido su trabajo, reafirmando, una vez más, el gran compromiso que la sociedad civil tiene con los sectores más vulnerables, el medioambiente, la cultura y diversos temas de interés público que nos permiten seguir construyendo un país más justo, sostenible, cohesionado y con menos desigualdad.